Laparoscopia2019-07-24T08:02:30+00:00
Tasas de éxito

Laparoscopia

Un examen completo de las estructuras pélvicas internas de una mujer puede ofrecer información importante acerca de la causa de la esterilidad. A menudo, los problemas que no pueden ser descubiertos mediante un examen físico externo pueden ser descubiertos mediante la Laparoscopia y la Histeroscopia, dos intervenciones que ofrecen una mirada directa de los órganos genitales internos. Se recomiendan en casos especiales como parte del estudio y tratamiento de la Esterilidad dependiendo del análisis clínico que haga el médico. La laparoscopía y la Histeroscopia pueden usarse tanto con fines diagnósticos (solo observar) como quirúrgicos (observar y tratar).

La laparoscopía ayuda a los médicos a diagnosticar problemas ginecológicos como la Endometriosis pélvica, la presencia de Miomas o Fibromas uterinos, así como la presencia anomalías uterinas, presencia de lesiones en ovarios como quistes simples o complejos, quistes tipo endometriomas, las adherencias (tejido cicatricial) y el embarazo ectópico. Si clínicamente refiere dolor pélvico crónico, cólicos menstruales o antecedentes de infecciones pélvicas o cualquier otro síntoma que pudieran sugerir una enfermedad pélvica, su médico puede recomendar esta intervención como parte de su evaluación. En ocasiones se recomienda la realización de una laparoscopía luego de completar una evaluación inicial de infertilidad en ambos miembros de la pareja.

La laparoscopía se realiza bajo anestesia general y es ambulatoria. Una vez la paciente esté bajo anestesia general, se inserta una aguja a través del ombligo para llenar la cavidad abdominal con gas dióxido de carbono. El gas aleja la pared abdominal de la pared de los órganos internos de manera que el laparoscopio pueda colocarse en forma segura en la cavidad abdominal y disminuir el riesgo de lesiones a los órganos cercanos como el intestino, la vejiga y los vasos sanguíneos. Luego a través de una incisión en el ombligo se introduce el trocar, se retira la camisa y se introduce el laparoscopio. Ocasionalmente, pueden usarse sitios alternativos para introducir el laparoscopio con base en la experiencia del médico o los antecedentes quirúrgicos o médicos de la paciente. Al mirar por el laparoscopio, el médico puede ver los órganos reproductivo: el útero, las trompas de Falopio y los ovarios. En caso de encontrar alguna alteración podrá intervenir en ese mismo momento y así tratar de solucionarlo.

Algunos procedimientos quirúrgicos que pueden realizarse mediante la laparoscopía quirúrgica incluyen la liberación o remoción de adherencias (tejido cicatricial) que se hallen en las trompas de Falopio y los ovarios, la recanalización de las trompas obstruidas, la remoción de quistes ováricos y el tratamiento del embarazo ectópico. La endometriosis también se puede quitar o extirpar del exterior del útero, los ovarios o el peritoneo. Bajo ciertas circunstancias, también pueden quitarse los fibromas del útero dependiendo del tamaño y experiencia del cirujano.

Riesgos quirúrgicos:

La laparoscopia es considerada una técnica mínimamente invasiva que disminuye riesgos quirúrgicos pero aun así pueden presentarse algunos:

  • Infección
  • Lesión de órganos abdominales (como perforaciones intestinales )
  • Sangrado
  • Necesidad de conversión a laparotomía
  • Enfisema subcutáneo

¿Tienes una duda que no puede esperar?

Pide cita con nuestro equipo o realiza nuestro prediagnóstico online.

Pide cita
Prediagnóstico
Pide cita
Prediagnóstico

En tu primera visita

Valoración de Fertilidad 360º