Vitrificación de óvulos

Vitrificación de óvulos

La vitrificación es la técnica con la que preservamos un determinado número de óvulos maduros de una mujer. El método que utilizamos es la congelación ultra-rápida, que mantiene estas células inalteradas por un tiempo indefinido.

Vitrificación de óvulos

El óvulo es la célula reproductiva de la mujer, y ésta tiene un alto contenido en agua. En el momento de congelarla, la preparamos con sumo cuidado para evitar que se formen cristales de hielo que podrían desgarrar la pared celular. Una vez hemos seleccionado un conjunto de ovocitos maduros, procedemos a depositar cada uno en su propio baño de sacarosa –mediante un proceso en el que se absorbe el agua de la célula- y que sustituimos inmediatamente por un crioprotector especialmente formulado. En cuestión de segundos, cada óvulo se encontrará a -196 grados, perfectamente estabilizado, y con todos sus componentes intactos.

Cuando necesitemos ese óvulo, lo descongelaremos siguiendo el proceso inverso. Gracias a esta técnica, la supervivencia de estas células es prácticamente total, manteniendo idénticas características que cuando se congelaron. En ese momento, procederemos a su fecundación.

La misma tasa de fecundación

Nuestros estudios demuestran de forma sistemática que la tasa de fecundación de los óvulos vitrificados es prácticamente idéntica a la de los que acaban de ser extraídos del cuerpo de la mujer. La vitrificación, además, cuenta con ventajas añadidas: mantiene intactas las características de los óvulos por tiempo ilimitado, y llegado el momento, permite programar la transferencia en el momento más conveniente.

Descubre ahora cómo podemos ayudarte

BLOG