Tu clínica de Reproducción Asistida en Colombia | Te llamamos |

Los problemas de fertilidad los afectan a ellos también.

Junio 27, 2017 por Clínica Eugin

Un estudio demuestra que los hombres pueden sentirse más deprimidos, molestos o tristes que sus propias parejas por no tener niños

 

 

 

 

 

 

 

 

Al día de hoy todavía existe la idea de que los problemas de fertilidad son “cosas de mujeres”. Aunque sabemos que alrededor de uno de cada tres casos de infertilidad se debe a factores masculinos, la información que aparece tanto en los medios como en internet se sigue centrando mayoritariamente en la perspectiva femenina.

Los problemas de fertilidad afectan a los dos miembros de la pareja, pero hombres y mujeres llevan sus emociones de una forma muy distinta cuando se realizan las pruebas médicas y el propio tratamiento. Las mujeres suelen ser más capaces de hablar de ello, puede que lo hablen abiertamente con un profesional o en un chat por internet, y que lloren cuando lo comparten con una amiga cercana. Los hombres, en cambio, no suelen mostrar sus sentimientos tan abiertamente. De hecho, en los foros sobre fertilidad en internet, existen centenares de conversaciones donde las mujeres charlan animadamente unas con otras sobre sus tratamientos, mientras que si existe una sección reservada para los hombres, raramente se usa.


Poner buena cara

Algunos hombres creen que tienen que mantenerse como un fuerte pilar cuando se encuentran ante cualquiera adversidad, incluyendo los problemas de fertilidad. Ver a su pareja desesperadamente preocupada puede ser algo difícil de llevar, y los hombres suelen ser reacios a liberar sus emociones si sienten que tienen que proteger a sus parejas. Intentar hacerse el fuerte durante las pruebas médicas y el tratamiento no siempre es fácil, y más cuando es posible que los hombres estén experimentando el mismo desajuste emocional que sus parejas, aunque no lo demuestren.
A menudo las mujeres acaban pensando que, como no muestran sus emociones, sus parejas no están agobiadas por sus problemas de fertilidad, pero eso no tiene por qué ser verdad. De hecho, un estudio publicado por la Universidad de Keele (Reino Unido), detectó que aunque suele existir más presión sobre las mujeres para tener niños, los hombres pueden sentirse más aislados, deprimidos, enojados y tristes que sus propias parejas por no tener niños.


Sentir que todo es su culpa

Los sentimientos de los hombres pueden ser especialmente difíciles cuando existe un factor masculino y un estigma que rodea la infertilidad masculina, aunque esto no tenga ningún sentido. Si una pareja está siguiendo un tratamiento de fertilidad, bien sea fecundación in vitro, ICSI o tratamientos con donación, puede darse un sentimiento de culpa sobre el hecho que a pesar que sea un factor masculino, es la mujer la que tiene que pasar por todo el tratamiento. Los hombres pueden sentirse muy mal por ello, y eso en sí mismo puede ser una razón para que elijan mantener la boca cerrada en vez de hablar de ello. Puede que se sientan además culpables por el hecho de que su pareja podría haber quedado embarazada fácilmente con otra persona.
Es muy importante recordar que un problema de fertilidad no es “culpa” de nadie. Es una condición médica como cualquier otra y no algo de lo que te puedas sentir responsable. Si estás intentando tener un bebé como pareja, están en eso juntos, e independientemente de donde esté la dificultad, no debería existir un sentimiento de culpa.


La comunicación es la clave

La mejor forma de superar los desafíos que se presentan con los problemas de fertilidad y los tratamientos es hacerlo juntos, y para que eso funcione es esencial que nunca dejéis de hablar. Si sois capaces de ser honestos y abiertos sobre vuestros sentimientos y emociones, eso puede marcar la diferencia.

Aceptar que cada uno de vosotros lo afronta de una forma diferente es parte de ello. Seguir un tratamiento de reproducción asistida no tiene por qué conllevar un efecto negativo sobre vuestra relación de pareja, sino que de hecho puede hacer que vuestro vínculo acabe saliendo más fortalecido.

Kate Brian
Escritora y periodista
Kate Brian es periodista, escritora y autora de cuatro libros sobre maternidad y fertilidad, incluyendo The Complete Guide to IVF. Kate empezó a escribir des del punto de vista de las pacientes sobre infertilidad tras haber realizado ella misma un tratamiento de fecundación in vitro.
Actualmente, Kate colabora en varios medios como experta en fertilidad y escribe su propio blog, donde aporta las últimas noticias y puntos de vista sobre temas relacionados con fertilidad así como consejos útiles y recursos para quien está intentando tener un bebé.

15 Respuestas a los mitos sobre la fertilidad.

Junio 5, 2017 por Clínica Eugin

Nuestra directora científica de Eugin España, la Dra. Rita Vassena, respondió a los principales mitos sobre la fertilidad en una ponencia celebrada en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), en el marco de la jornada ‘Fertility on tour’, organizada conjuntamente por la UAB y la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE), con el objetivo de aportar a los jóvenes información real y veraz sobre la fertilidad y la reproducción asistida.

 

En su ponencia Mitos sobre fertilidad, la doctora Vassena mencionó los errores más habituales en torno a las causas que se considera que aumentan o disminuyen las probabilidades de ser padre o madre, como por ejemplo las asociadas a la influencia de hábitos como el tabaco, el peso corporal, las enfermedades de transmisión sexual, la alimentación, las adicciones, la edad del hombre o los hábitos deportivos o saludables que tenga la pareja.
Los mitos asociados a la fertilidad de la doctora Vassena

1. Podemos ser mamás hasta los 40, o incluso más, de forma natural.

No, en la mayoría de los casos.

La fertilidad desciende de manera acusada a partir de los 35 años y a partir de esa edad la probabilidad de conseguir un embarazo de forma natural es cada vez menor. Si hasta los 35 años la probabilidad que un embrión se implante en el útero es del 34%, a partir de los 40 esta probabilidad cae hasta el 20%.

2. Si a los 40 no tengo hijos, la reproducción asistida lo arregla.

No siempre.

La reproducción asistida puede solucionar la mayoría de problemas relacionados a factores de infertilidad masculina, o bien alteraciones en la ovulación, en el caso de la mujer, pero no siempre puede solucionar los problemas derivados de la baja calidad de los óvulos debida a la edad.

3. A los 35 años todavía eres muy joven para plantearte problemas de infertilidad.

Falso.

De hecho, a los 35 años es el momento en el que la fertilidad empieza a caer de forma acusada, mientras que el riesgo de aborto crece de forma también de forma acelerada.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, a los 35 años es el momento clave en el que se recomienda acudir a un especialista si pasados más de 6 meses de relaciones sin protección no se consigue el embarazo.

4. Mientras sigues teniendo la regla eres fértil.

Falso.

De media, 5 años antes de la llegada de la menopausia (que suele aparecer a los 50 años) es muy difícil conseguir un embarazo con los propios óvulos, a pesar de tener la regla regularmente.

5. Hay alimentos que estimulan la fertilidad.

Falso.

No se ha comprobado que exista algún alimento que beneficie la fertilidad. La fertilidad no se puede estimular o aumentar, si bien sí que es posible protegerla llevando un estilo de vida saludable.

6. Hago deporte y yoga, esto va a ayudar a mi fertilidad.

Verdadero.

Si bien no está demostrado que la práctica de actividad deportiva tenga un efecto directo sobre la fertilidad, ayuda a disminuir la ansiedad y malestar asociados a los problemas para conseguir el embarazo.

7. Fumar poco no es bueno en general, pero no afecta a mi fertilidad.

Falso.

Independientemente de la cantidad fumada, las mujeres que siguen este hábito tienen una menor reserva ovárica y llegan a la menopausia dos años antes que las no fumadoras. Fumar conlleva, además, un mayor riesgo de embarazos ectópicos o abortos espontáneos (aumentando un 1% de este riesgo por cada cigarrillo fumado).

8. Tomar la píldora anticonceptiva hace que después de dejarla sea más difícil tener hijos.

Falso.

Los anticonceptivos no tienen un efecto sobre la fertilidad de las mujeres, puesto que sus efectos desaparecen cuando dejan de tomarse.

9. Las ETS (clamidia) en la juventud no afectan a la fertilidad futura.

Falso.

Sí que puede afectar, aunque la enfermedad ya haya sido tratada y curada. Este tipo de infecciones, que a veces cursan sin producir síntomas, pueden causar la enfermedad inflamatoria pélvica, causante de infertilidad.

10. Estar delgado aumenta la fertilidad.

Falso.

El peso no suele afectar a la fertilidad, más allá de los casos extremos. Estar muy delgado (con un Índice de Masa Corporal por debajo de 18) u obeso (IMC por encima del 30) está relacionado con una menor fertilidad.

11. Tomar café no afecta a la fertilidad.

Falso.

Existen evidencias científicas que indican que las mujeres que consumían más de 500mg de café al día tardaron un 11% más a concebir de manera natural. De la misma manera que se recomienda dejar el consumo de café durante el embarazo, también es recomendable dejarlo cuando se está buscando el embarazo.

12. Si un hombre tiene erecciones y produce esperma, es fértil.

Falso.

Poder eyacular millones de espermatozoides no significa que estos sean fértiles. La mayoría de hombres con problemas para conseguir un embarazo con su pareja tienen relaciones sexuales satisfactorias.

13. La fertilidad depende de solo de la mujer

Falso.

La fertilidad es cosa de dos, tan importante es el factor masculino como el femenino. De hecho, entre el 35 y el 40% de los casos de parejas con problemas para conseguir el embarazo, la causa de infertilidad es masculina. A menudo, las causas de infertilidad son tanto del hombre como de la mujer.

14. Los hábitos de vida del hombre no inciden en la fertilidad.
Falso.

En el hombre, existen ciertos hábitos que se asocian a la infertilidad, como la ingesta de testosterona o esteroides anabolizantes, el tabaco, el cannabis, el alcohol, y las drogas.

15. La edad del padre no afecta a la descendencia.

Falso.

La edad del padre también incide en la probabilidad de conseguir un embarazo, puesto que la calidad del semen desciende con la edad. Hasta los 25 años, el hombre tarda 4 meses en conseguir el embarazo con una mujer, mientras que a partir de los 40, puede tardar hasta 2 años. A partir de los 45 años en la edad del padre, el riesgo de aborto espontáneo se duplica.

El Ciclo Menstrual, la importancia de conocerlo

Mayo 19, 2017 por Clínica Eugin

Conocer tu Ciclo Menstrual, puede ayudarte a saber si necesitas ayuda médica para conseguir un embarazo.

Un ciclo menstrual promedio dura de 25 a 35 días. Si el ciclo es más largo, o más corto es mejor consultar con el ginecólogo. Cuando se buscas un embarazo, hay que encontrar la llamada “ventana fértil”, la cual inicia desde dos días antes de la ovulación y puede durar hasta 4 días después de esta. Se calcula en ciclos normales que la ovulación se dé alrededor del día 14 de regla contando el primer día de sangrado como día 1 del ciclo.

Hoy en día las mujeres tienen a disposición diversas plataformas tecnológicas que permiten llevar este control del ciclo de una forma más práctica. Acá te mostramos algunas de las más populares:

 

 

1. Period Tracker (ios/android)

Informa sobre los días fértiles, ovulación y genera alarmas cuando está por llegar el periodo. Es una aplicación simple y bonita. Se pueden exportar datos vía mail. Permite modo embarazo.

2. Flo (ios/android)

Es una forma sencilla de hacer seguimiento al ciclo menstrual. Establece recordatorios y notificaciones del periodo, ovulación. Gestiona tu estilo de vida: horas de sueño, consumo de agua y actividad física.

3. Clue (ios/android)

Es un app que predice las fechas de tu siguiente periodo, los días de mayor probabilidad de embarazo, estado de ánimo, seguimiento de actividad sexual, entre otros. Opción para crear un backup de los datos.

4. Eve (ios/android)

Es una aplicación de salud y control del sexo. Reúne sexo, menstruación y salud reproductiva en una sola aplicación.

Referencias:

www.fucsia.com.co​
www.contigosalud.com

La fertilidad también es cosa de hombres

Marzo 8, 2017 por Clínica Eugin

Cuando llegan las dificultades para conseguir el embarazo, los hombres suelen sentir la misma angustia o incluso más que sus propias esposas.

 

 

Cuando hablamos de fertilidad, en general tendemos a centrarnos en las mujeres. Y es que hoy en día, las dificultades para conseguir un embarazo se suelen ver como un asunto que importa sólo a ellas. En realidad, existen las mismas probabilidades de que las causas de infertilidad tengan un origen masculino o femenino. Por si fuera poco, las dificultades para concebir pueden angustiar más a los hombres que a las mujeres, dado que a ellos les suele resultar más duro abordarlas abiertamente.

El estigma de la infertilidad

Aunque hablar de problemas de fertilidad es duro para cualquiera, un nuevo estudio publicado en el Reino Unido revela el gran estigma que todavía pesa sobre la fertilidad masculina. Según los resultados de esta encuesta, en la que se entrevistó a más de 2.000 hombres, más de la mitad sienten que no pueden tratar sus preocupaciones en torno a la fertilidad con sus parejas, y mucho menos con la familia y los amigos. Un porcentaje similar de encuestados reconoce que tampoco hablarían de esto con su médico. Para una cantidad significativa de hombres, la fertilidad es un tema tabú muy difícil de tratar con otra persona.

Estilo de vida y fertilidad

La encuesta también investigaba los estilos de vida de los hombres y preguntaba a los participantes qué grado de conocimiento tienen sobre su impacto en la fertilidad. La mayoría ignoran que la edad puede tener efectos negativos en la fertilidad masculina y cerca de la mitad desconocen que el sobrepeso o la obesidad pueden comprometer sus opciones de tener una familia. Tan solo el 55% son conscientes de que una infección de transmisión sexual puede condicionar su fertilidad en el futuro, lo que no deja de sorprender, ya que esta es una afirmación habitual cuando se discute sobre infecciones de transmisión sexual como la clamidia.

El estudio también preguntaba si los hombres están dispuestos a cambiar su estilo de vida para proteger su fertilidad. Aunque la mayoría, el 64%, sabe que el cigarrillo y el alcohol pueden ser contraproducentes, muchos de los encuestados que reconocen estos efectos siguen fumando habitualmente o ingiriendo cantidades excesivas de alcohol.

Así reaccionan ellos a los problemas de fertilidad

Tampoco se dejaba de analizar cómo la existencia de alteraciones de la fertilidad puede afectar la vida y las emociones de los hombres. Alrededor de un tercio de los encuestados admiten haber experimentado algún tipo de problema de fertilidad. Para la mayoría, esta situación perjudicó la relación con su pareja, y un tercio admite que también afectó a su vida laboral. Lo que quizá resulte más llamativo es que el 40% de este grupo coincide en que las dificultades para concebir tuvieron un efecto negativo en su bienestar psicológico.

Estos resultados muestran que, al contrario de lo que a menudo se cree, los problemas de fertilidad pueden tener un impacto devastador en la vida de los hombres. Ellos sienten que deben mostrarse fuertes ante sus parejas cuando ambos afrontan dificultades, pero lo que este sondeo deja claro es que muchos hombres reprimen sus emociones. Ellos también sienten tristeza y dolor cuando buscan, sin éxito, ser padres. Y muchos de los encuestados sienten que no recibieron tanto apoyo e información sobre cuestiones de fertilidad como hubieran deseado.

Cuando una pareja lo intenta y lo intenta y no consigue el embarazo, muy a menudo parece que los hombres se sienten especialmente incómodos a la hora de buscar ayuda, sobre todo cuando entra en juego la dimensión emocional. Hacer entender que la fertilidad no es sólo un problema que afecta a las mujeres puede servir para que todos adquiramos conciencia de esta realidad. Y también contribuirá a que los hombres que se enfrentan a problemas de fertilidad puedan contar con más información y apoyo en el futuro.

 

KATE BRIAN
Escritora y periodista
Kate Brian es periodista, escritora y autora de cuatro libros sobre maternidad y fertilidad, incluyendo The Complete Guide to IVF. Kate empezó a escribir des del punto de vista de las pacientes sobre infertilidad tras haber realizado ella misma un tratamiento de fecundación in vitro.
Actualmente, Kate colabora en varios medios como experta en fertilidad y escribe su propio blog, donde aporta las últimas noticias y puntos de vista sobre temas relacionados con fertilidad así como consejos útiles y recursos para quien está intentando tener un bebé.

¿Estás en una situación parecida?

No dudes en contactarte con nosotros para resolver todas tus dudas.

www.eugin.com.co

Pomeroy y vasectomía: Si hay una segunda oportunidad

Febrero 11, 2017 por Clínica Eugin

Tener un hijo tras haberse sometido a una ligadura de trompas, pomeroy o a una vasectomía es posible gracias a la reproducción asistida.

 

 

 

 

 

 

 

 

Una segunda oportunidad

A veces tomamos decisiones pensando que serán definitivas y que nunca podemos dar un paso atrás. Sin embargo, tiempo después, nos damos cuenta de que lo que entonces considerábamos impensable –en este caso, volver a tener un hijo– hoy es un firme deseo.

Esta situación es más frecuente de lo que podríamos imaginar, y es que las circunstancias personales y familiares cambian con el paso del tiempo. Gracias a la reproducción asistida, haberse sometido a una vasectomía o a una ligadura de trompas no supone un impedimento para volver a ser padres.

La edad de la mujer, un factor clave

Las mujeres que en el pasado se sometieron a una ligadura de trompas suelen elegir la fecundación in vitro como tratamiento cuando deciden ser madres de nuevo. La edad de la mujer es un factor clave para el éxito de esta técnica de reproducción asistida. Por ello, una vez tomada la decisión es muy importante no aplazarla.

Además de la fecundación in vitro, la mujer cuenta con la opción de la repermeabilización de las trompas. Mediante esta técnica quirúrgica se puede volver a facilitar el paso de los espermatozoides hacia el óvulo para lograr un embarazo de forma natural. No obstante, se trata de una cirugía compleja y no siempre con todas las garantías. Por esta razón está indicada fundamentalmente para mujeres jóvenes, ya que hay tiempo suficiente para plantear más adelante técnicas de reproducción asistida con buenas probabilidades de embarazo.

Dos alternativas para el hombre

En el caso del hombre, si se ha sometido a una vasectomía, tiene dos alternativas terapéuticas para poder ser padre. Cuando la mujer es mayor de 35 años, la opción de tratamiento más recomendable es una fecundación in vitro con ICSI y espermatozoides obtenidos directamente de los testículos.

Si el hombre desea tener más de un hijo, la microcirugía que repara el conducto por el que fluye el semen puede ser una buena alternativa. Sobre todo si la mujer es lo suficientemente joven como para prever que su fertilidad todavía pueda conservarse durante unos años.

En cualquier caso, lo más recomendable es consultar cada caso en particular con un especialista en reproducción asistida. Este profesional nos orientará sobre si lo más conveniente es una intervención quirúrgica, una técnica de reproducción asistida o ambas opciones.

No dudes en comunicarte con nosotros para solicitar tu cita o solucionar dudas al teléfono  +57 1 4841690

1234
Descubre ahora cómo podemos ayudarte

BLOG