Tu clínica de Reproducción Asistida en Colombia | Te llamamos |

Pomeroy y vasectomía: Si hay una segunda oportunidad

Febrero 11, 2017 por Clínica Eugin

Tener un hijo tras haberse sometido a una ligadura de trompas, pomeroy o a una vasectomía es posible gracias a la reproducción asistida.

 

 

 

 

 

 

 

 

Una segunda oportunidad

A veces tomamos decisiones pensando que serán definitivas y que nunca podemos dar un paso atrás. Sin embargo, tiempo después, nos damos cuenta de que lo que entonces considerábamos impensable –en este caso, volver a tener un hijo– hoy es un firme deseo.

Esta situación es más frecuente de lo que podríamos imaginar, y es que las circunstancias personales y familiares cambian con el paso del tiempo. Gracias a la reproducción asistida, haberse sometido a una vasectomía o a una ligadura de trompas no supone un impedimento para volver a ser padres.

La edad de la mujer, un factor clave

Las mujeres que en el pasado se sometieron a una ligadura de trompas suelen elegir la fecundación in vitro como tratamiento cuando deciden ser madres de nuevo. La edad de la mujer es un factor clave para el éxito de esta técnica de reproducción asistida. Por ello, una vez tomada la decisión es muy importante no aplazarla.

Además de la fecundación in vitro, la mujer cuenta con la opción de la repermeabilización de las trompas. Mediante esta técnica quirúrgica se puede volver a facilitar el paso de los espermatozoides hacia el óvulo para lograr un embarazo de forma natural. No obstante, se trata de una cirugía compleja y no siempre con todas las garantías. Por esta razón está indicada fundamentalmente para mujeres jóvenes, ya que hay tiempo suficiente para plantear más adelante técnicas de reproducción asistida con buenas probabilidades de embarazo.

Dos alternativas para el hombre

En el caso del hombre, si se ha sometido a una vasectomía, tiene dos alternativas terapéuticas para poder ser padre. Cuando la mujer es mayor de 35 años, la opción de tratamiento más recomendable es una fecundación in vitro con ICSI y espermatozoides obtenidos directamente de los testículos.

Si el hombre desea tener más de un hijo, la microcirugía que repara el conducto por el que fluye el semen puede ser una buena alternativa. Sobre todo si la mujer es lo suficientemente joven como para prever que su fertilidad todavía pueda conservarse durante unos años.

En cualquier caso, lo más recomendable es consultar cada caso en particular con un especialista en reproducción asistida. Este profesional nos orientará sobre si lo más conveniente es una intervención quirúrgica, una técnica de reproducción asistida o ambas opciones.

No dudes en comunicarte con nosotros para solicitar tu cita o solucionar dudas al teléfono  +57 1 4841690

¿Me puedo embarazar si soy irregular en mi periodo?

Diciembre 29, 2015 por Clínica Eugin

transferencia-embrionaria_658

Por: Dra. Liliana Munévar Vega
Ginecobstetra especialista en reproducción
Clínica Eugin- Colombia

Cuando una mujer toma la decisión de ser madre, en ocasiones surge la duda de si logrará el propósito de tener un bebé en casa.

Una gran cantidad de mujeres pueden presentar ciclos menstruales que consideran irregulares básicamente porque no llegan el día exacto del mes que esperan el sangrado, sin embargo es importante saber que los ciclos menstruales son regulares si la variación en el inicio de sangrado no sobrepasa 5 días de adelanto a la fecha o se demora más de 5 días.

Existe un grupo de mujeres aproximadamente el 20-30% en edad fértil que presentan ciclos menstruales que no logran el objetivo de sacar un óvulo al mes (ciclos anovulatorios). En estos casos es frecuente que haya una demora en su regla de más de 40 días.

Resulta que si el ovario no libera un óvulo hacia la mitad del ciclo es muy difícil que se logre un embarazo dado que se requiere la unión del óvulo y del espermatozoide en el cuerpo de la mujer para lograrlo, además es el momento en el cual el crecimiento del endometrio que es la zona más interna del útero, está preparada para recibir al futuro bebé.

En este orden de ideas es necesario saber si ovulas o no cuando estás buscando un embarazo. Para saberlo existen muchas  formas de conseguirlo, unas más fáciles que otras, y unas más seguras que otras. En el mercado existen pruebas de orina para detectar este momento. En el laboratorio el médico puede solicitar un examen para saber si hubo una reacción hormonal secundaria a la ovulación, y por medio de ecografías seriadas en el mismo mes también se puede ver si sucede o no.

La buena noticia es que si tu periodo es irregular y además tenemos la sospecha o la evidencia de que no hay ovulación, existen varias opciones para lograr tu embarazo. Para esto es necesario que acudas a un especialista que estudie las causas de por qué no ovulas. Cerca del 70% de estas causas son corregibles y al ovular puedes conseguir tu embarazo. En caso que no se logre de esta manera, existen un grupo de medicamentos que ayudarán a tu ovario a expulsar un óvulo.

En caso del uso de estos medicamentos se deben realizar controles ecográficos para asegurarnos que la dosis del medicamento es la adecuada y además que no hay crecimiento de más de 3 potenciales óvulos porque aumentaría el riesgo de embarazos múltiples.

En las mujeres que no ovulan y quieren un embarazo, corrigiendo la causa se puede lograr un embarazo espontáneo en cerca del 40% y con tratamientos de reproducción asistida de baja complejidad se logra el embarazo hasta en el 60% de los casos, siempre y cuando no exista otra causa para no lograr el embarazo.

Si necesitas más información sobre la fertilización in vitro o sobre otros tratamientos, no dudes en contactarnos.

¿Qué es la fertilización in vitro?

Septiembre 15, 2015 por Clínica Eugin

Te explicamos cómo funciona esta consolidada técnica de reproducción asistida y en qué casos se considera la opción más adecuada.

El pasado mes de julio, Louise Brown, la primera persona nacida gracias a la fecundación fertilización in vitro, cumplió 35 años. Tras más de tres décadas de desarrollo, la popularmente conocida como FIV, es una técnica de reproducción asistida totalmente consolidada gracias a la cual más de cinco millones de mujeres en el mundo han cumplido su deseo de ser madres.

Existen dos variantes de fertilización in vitro: la llamada FIV clásica y la FIV con ICSI. La primera consiste en incubar los óvulos con los espermatozoides y esperar que se produzca la fecundación, mientras que en la segunda se realiza la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) dentro del óvulo, de manera que los fallos de fecundación son menos frecuentes.

La aplicación de la ICSI ha supuesto un gran avance en el tratamiento de problemas de fertilidad de origen masculino y es la técnica de fecundación que se utiliza en la mayoría de los casos.

Con la aplicación de la esta técnica se necesita tan sólo un espermatozoide por óvulo. Cuando el óvulo ya está fecundado, se incuba hasta que éste se desarrolle y se convierta en un embrión. Llegado este momento, se transfiere al útero para que continúe su desarrollo.

Según cuál sea tu situación, en Eugin ponemos a tu disposición una de estas cuatro opciones:

Fecundación in Vitro

  • Fecundación in Vitro con óvulos propios y semen de la pareja

    Fecundación in Vitro con óvulos propios y semen de la pareja (FIV propia)

    Ver detalles >

  • Fecundación in Vitro con óvulos propios y semen de donante

    Fecundación in Vitro con óvulos propios y semen de donante

    Ver detalles >

  • Fecundación in Vitro con óvulos de banco y semen de la pareja

    Fecundación in Vitro con óvulos de donante y semen de la pareja

    Ver detalles >

  • Fecundación in Vitro con óvulos de donante y semen de donante

    Fecundación in Vitro con óvulos de donante y semen de donante

    Ver detalles >

Si necesitas más información sobre la fertilización in vitro o sobre otros tratamientos, no dudes en contactarnos.

Última actualización: Septiembre, 2015

¿Qué signos pueden ser causa de infertilidad?

Mayo 28, 2015 por Clínica Eugin

Identificar el abanico de situaciones que conducen a una menor fertilidad puede ayudar a abordar con más garantías el momento de la concepción.

¿Qué signos pueden ser causa de infertilidad?

¿Tendré problemas de fertilidad? La pregunta nos asalta cuando después de meses y meses intentándolo, el test sigue saliendo negativo. Tras un año sin lograr el embarazo, la mayoría de las parejas deciden consultar a un especialista. Existen algunos signos fácilmente identificables que nos indican una situación que puede llevar a una baja fertilidad, que en algunos casos, tiene solución. A continuación os mostramos algunos de estos signos.

El tipo de menstruación puede influir

La aparición de menstruaciones dolorosas podría ser un signo de endometriosis. La endometriosis es una patología que afecta a la reserva ovárica y que, en casos severos, altera la anatomía pélvica dificultando así la gestación.

Tener menstruaciones dolorosas y abundantes puede ser un indicio de la existencia de tumoraciones benignas de la pared del útero: son los llamados miomas uterinos. Si estos se localizan dentro de la cavidad endometrial (miomas submucosos), pueden llegar a dificultar la concepción.

La presencia de ciclos menstruales irregulares, especialmente si son muy largos—los considerados regulares duran entre 25 y 35 días, con una media de 28 días— pueden ser signos del síndrome de ovarios poliquísticos. Este trastorno causa una alteración hormonal que impide la ovulación y en consecuencia el embarazo. Esta situación puede darse también en casos de aparición de acné e hirsutismo (crecimiento excesivo de vello en ciertas partes del cuerpo).

La amenorrea o ausencia de regla también impide la gestación. A menudo se debe a la menopausia, pero en ocasiones se deriva de alteraciones hormonales que pueden corregirse con un tratamiento médico adecuado. Es el caso de las mujeres con bajo peso o el de las situaciones de disfunciones tiroideas.

La edad, un factor clave

Aunque la edad de la mujer no es, por sí sola, un signo de infertilidad, no hay que olvidar que con el paso de los años la fertilidad disminuye considerablemente. Y es que la reserva ovárica —la cantidad de óvulos de que disponemos las mujeres desde que nacemos— se va reduciendo a medida que pasa el tiempo. Concretamente, es a partir de los 35 años cuando las posibilidades de quedar embarazada empiezan a disminuir de forma más marcada. Por lo tanto, debemos estar especialmente atentos a estos signos si comienzan a producirse a partir de esta edad.

Por otro lado, en el caso concreto de haber tenido un episodio de enfermedad pélvica inflamatoria o de salpingitis (infección e inflamación de las trompas de Falopio) pueden aparecer adherencias y obstrucciones tubáricas. Si ambas trompas están obstruidas, la fecundación de forma natural no será posible y será preciso recurrir a la fertilización in vitro.

Signos de baja fertilidad en los hombres

En los hombres cuesta más apreciar signos indirectos de un posible problema de baja fertilidad. No obstante, cabe señalar que la presencia visible de venas dilatadas alrededor de la bolsa testicular -conocida como varicocele- puede alterar la correcta producción de espermatozoides. Por otro lado, tener antecedentes de criptoquidia -testículos no descendidos en el nacimiento, corregido tardíamente- puede estar relacionado también con una menor calidad del semen y por lo tanto una mayor dificultad de conseguir el embarazo.

En cualquier caso, si tienes o crees que puedes tener alguno de estos signos, nosotros te recomendamos que lo consultes con tu médico o ginecólogo. Ellos valorarán si necesitas la ayuda de un equipo especializado como en el que puedes encontrar en la Clínica Eugin.

Si necesitas más información sobre la fertilización in vitro o sobre otros tratamientos, no dudes en contactarnos.

Última actualización: Junio, 2016

¿Qué es la Inseminación Artificial?

Mayo 28, 2015 por Clínica Eugin

Te ayudamos a entender esta técnica, que consiste en la introducción de espermatozoides en el útero de la mujer.

Actualmente, una de cada seis mujeres que deciden tener un hijo tiene dificultades para lograrlo y, a muchas, les resulta difícil entender los motivos y las posibles soluciones. Una de nuestras misiones es facilitar la comprensión de esta realidad a estas mujeres. Para ello, elaboramos continuamente materiales lo más didácticos posible, como la infografía que presentamos a continuación sobre la Inseminación Artificial.

La Inseminación Artificial es una técnica de Reproducción Asistida que consiste en la introducción de espermatozoides –previamente seleccionados de una muestra- en el útero de la mujer, en el momento en que ella está ovulando.

En el caso de una pareja formada por un hombre y una mujer, solemos recomendar esta técnica cuando los espermatozoides del hombre tienen dificultades para llegar al óvulo -ya sea por falta de cantidad o calidad del esperma- o bien por la existencia de algún obstáculo en la entrada del propio útero.

En el caso de no tener pareja masculina y desear un embarazo, ésta es una técnica que también se recomienda. En esta situación, la técnica se realizaría con semen de donante. Puedes consultar más información sobre la Inseminación Artificial con semen de donante aquí.

¿Qué es la Inseminación Artificial?

Si necesitas más información sobre la fertilización in vitro o sobre otros tratamientos, no dudes en contactarnos.

Última actualización: Octubre, 2016
12
Descubre ahora cómo podemos ayudarte

BLOG